Etiquetas

, , ,

La Abu Raquel

 

La abu me tejía

trenzas perfectas

cada cabello dibujado

hacia un lado y el otro

de la línea

que su pulso esmerado

trazaba en mi cabeza.

Tiempo suspendido

en la paciencia

la abu lavaba

el día de mis manos

delicadamente

quitaba el monte, las espinas,

la plaza, el chocolate.

Entonces me enseñaba

el abrazo amoroso

de la letra;

la redondez

la supe de la curva

de su columna

sobre mi ser

hoja

escribiéndome;

de ella la integridad del trazo

el paso sin dudas

la certeza de la recta.

De la trampa del renglón

la abu me mostró su infinito,

y me lanzó

-cada tardecita después del baño-

al largo camino

de ir a buscarme.

 

 

Fuente:

https://www.lacuenteriaeditorial.com/blog

https://www.facebook.com/tinkuylibros/

Anuncios