Etiquetas

,

daniel moyano En la atmósfera

Le gustaba jugar con U, llamarlo uniendo hasta diez úes en un solo golpe de aire, separadas entre ellas por la hache aspirada que anteponía a cada una, con lo cual el nombre del perrito, tan breve, se prolongaba hasta parecer un zumbido de viento.

Anuncios