Etiquetas

,

juan gelman

el que no anduvo su pasado/

no lo cavó/ no lo comió/ no sabe

el misterio que va a venir/

nunca puso su vida/ para

el misterio que va a venir/ la pena

desaparecerá/ un gran humo

se alzará de la sed/ de la hambre/ de

la injusticia/ la soledad/ arderán

como leños/ los astros

se tranquilizarán/

y todo será verde/

como el misterio del dolor/

como tus pechos blancos

bajo el manzano/

 

¿Cómo?

¿Cómo sabe Andrea que la poesía no tiene cuerpo,

no tiene corazón yen su hálito de niña pasa o puede pasar

y habla de lo que siempre no habla? En la boca cuaja el mundo y a la luz

de pasados que Andrea ignora para nunca,

su memoria es una casa nueva donde otros rostros vivirán

y otros amaneceres, otros llantos.

Mejor así.

Todo lo que se hunde ahora, este tiempo que se

disuelve,

serán para ella páginas amarillentas olvidables.

Un día sabrá que existieron como ella misma,

entre lo imaginado y lo real.

¡Ah, vida, qué mañana

cuando termines de escribir!

Anuncios